Santos de divulgación masiva Vs Santos independientes

// Por Sabrina Marino//

Como entendemos que la página llega a miles, o cientos, o con suerte a un par de personas de todos los continentes del planeta, y como no todos son fieles cristianos o ateos militantes que pueden conocer conceptos mínimos teológicos, vamos a comenzar esta entrada con algunas simples aclaraciones.

¿Qué es un santo? Una persona, obviamente ya fallecida, que está en el cielo. Los que tienen su merchandising  propio son los que están reconocidos como tal por la Iglesia, lo que no implica que sean los únicos que existen (tranquilos, sus abuelitos deben estar con ellos aunque no tengan estampitas)

¿Hacen milagros? Técnicamente no, ya que los milagros sólo los hace Dios, pero ellos interceden, es decir, cumplen como con una función mediadora de acercarle el legajo para que “el jefe” lo solucione. Serían como unos buenos contactos en la municipalidad trascendente.

¿Acaso no es idolatría tener su imagen en una estatuilla, un almanaque o una medallita? No, ya que uno no adora ni les rinde culto puntualmente a esas expresiones, sino que conserva las figuras como un símbolo que remite a otra cosa como la esperanza, la perseverancia, la conversión, la visión beatífica, el amor al prójimo, el modelo de vida cristiana que representa, etc.

Es una verdad evidente que, a la hora de hablar de santos, hay algo así como una concentración de la atención en algunos exponentes puntuales como San Antonio, San Cayetano, San Benito, San Cupertino y tantos otros que forman parte de una especie de farándula celestial.

Este favoritismo puede que sea movido por las “causas cotidianas” de las que éstos son patronos ¿Quién no ha tenido problemas para encontrar algo como las llaves, o el auto en el estacionamiento, o un novio? ¿Qué estudiante no recurrió a la instancia sobrenatural de rogar a las alturas para aprobar una materia? Ni hablar, en el triste contexto de la Argentina actual, del constante pedido por encontrar o sostener la fuente de trabajo y el pan de cada día.

No obstante cabría pensar la posibilidad de que estos exponentes  han sido beneficiados por una amplia publicidad a lo largo de la historia,  como si tuviesen algún tipo de vinculación con los medios hegemónicos de comunicación que marcan la agenda del día.

El punto es que como desde teología al paso buscamos romper con la centralización de la información teológica, abriendo la mirada y ofreciendo otras voces, se nos ocurrió facilitarles a nuestros lectores una lista de santos poco conocidos, menos masivos, más under para que vean que en el cielo, hay lugar para todas y todos.

Si sos bailarín, pedile a San Vito que te proteja los empeines o te mejoré la cuarta.

Los panaderos acudan a San Honorato para que nunca se les quemen los miñoncitos ni se te llenen de gorgojos la harina.

Si te estás por casar y planeaste un fiestón al aire libre, ofrecele huevos a Santa Clara para que la lluvia no te arruine el evento.

En caso de ser proctólogo o de padecer hemorroides, para “sentarte mejor” San Fiacro (o Fiacre) es tu solución.  Ah, También los jardineros o incluso aquellos que teman haber contraído alguna enfermedad venérea pueden prenderle una velita (leíste bien).

¿Casi te matamos con el último dato? Banca, no te mueras sin saber que San José de Arimatea es el representante celestial de los sepultureros, funerarios y embalsamadores.

Para terminar el más raro de los exponentes que pudimos encontrar fue San Drogón  que, a pesar de su nombre,  poco tiene que ver con las sustancias recreativas y o alucinógenas, porque es el patrono nada más y nada menos que de los feos. Lo que no sabemos es para que se pide su intercesión, puede que sea para volverse bello o, por el contrario,  para intensificar la fealdad porque, como dice el refrán: “El hombre es como el oso, cuanto más feo más hermoso”.

5 comentarios de “Santos de divulgación masiva Vs Santos independientes”

  1. San Friard es el patrono de los que tienen miedo a las avispas.. Ese lo sabía porque mi papá es alergico a las avispas… habrá un montón no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *