Teo-cobertura de Teo-paneles populares

///Por Leonel Kodnia///

 

El tema de la educación es un problema que nos acucia y nos interpela, como pensadores, como teólogos, filósofos, escritores, giles, o meros animales con cierta conciencia del ser; y nos interpela de tal manera que nos exige problematizar el dispositivo vigente con el cual se “dispensa” la así llamada educación; que en definitiva no deja de ser otra especie de adoctrinamiento. Porque en efecto este tipo de escuela decimonónica, fabril, ilustrada, que bien llamaba en su panel Juano:  la escuela común y silvestre, impulsa un sistema de profundización conceptual que deja afuera muchas otras variantes que interactúan durante el acontecer de la educación. Variantes tales como el infortunio social, el desamparo, el hambre. Cosas que Sarmiento ni siquiera hubiera tenido en cuenta.

Por lo tanto, queremos dar revista, en este pequeño espacio, al encuentro llevado a cabo el pasado Jueves cuyo lema fue “Panel de educación popular”. Desplegado mediante ciertos pasajes de la LAUDATO SI de Francisco, la intención del encuentro tenía como eje central el dialogo entre diferentes organizaciones que “luchan” por introducir en el sistema Educativo el factor popular, sobre todo el factor popular Urbano. Debemos reconocer que estas agrupaciones, no son las únicas alternativas al sistema educativo vigente, sin embargo éstas introducen un factor importante que tiene que ver con el desarrollo del ser humano ligado a su actividad laboral. Como parte de la formación, por ejemplo en los bachilleratos populares, así nos contaba la Panelista: Gladys Nieto, está el “trabajo cooperativo”.

Este texto del Papa Francisco nos invita a reflexionar cuál es el lugar del pobre/excluido en la gestación de las estrategias para mejorar su situación: ¿es mero receptor pasivo de políticas extrínsecas? o ¿debe ser uno de los actores principales en el debate, la reflexión y la toma de decisiones? Existen personas que desde su realidad concreta, a través del trabajo comunitario, solidario y respetuoso, de los otros y de la “casa común”, toman las riendas de su realidad, reconocen sus necesidades, descubren sus fortalezas y se vuelven protagonistas de su vida, de su comunidad y de su planeta. En esta línea encontramos distintos colectivos que, en conformidad con el principio de subsidiaridad propuesto por la doctrina social de la Iglesia y, bajo la convicción de que la educación es un proceso emancipatorio y liberador, dan frente a las desigualdades sociales llevando adelante proyectos que, basándose en el reconocimiento de la dignidad humana, dan lugar a espacios reales de reflexión y formación.
El orden de las exposiciones y los panelistas fueron lossiguientes:

1° educación en contextos de encierro:

Pamela Mariani, Referente del colectivo “Atrapamuros”, egresada de la carrera de Sociología de la Universidad del salvador.  Tallerista en los centros universitarios de
los penales de Villa Devoto y Ezeiza
Ángel Orellana Referente del colectivo “Atrapamuros”, abogado especialista en derecho empresarial egresado de la Universidad de Buenos Aires y, estudiante del profesorado de Ciencias Jurídicas en dicha casa de estudios. Tallerista en los centros universitario del penale de Villa Devoto.

2° Bachilleratos populares:

Juano Tami Arias. Estudiante del profesorado en de Lengua y Literatura en el Instituo Joaquín V González. Docente en el “Bachillerato Popular Vientos del
Pueblo”.
Gladys Nieto, Egresada del “Bachillerato Popular Vientos del Pueblo” y miembro de la Cooperativa textil Balvanera.

3° Referentes de Cooperativas y organizaciones intermedias:
Jacqueline Flores referente del MTE y de la CTEP, creadora de las promotoras ambientales y colaboradora del bachillerato popular.

 

Por supuesto que Teología al paso cubrió el evento. Es interesante atender a la gran cantidad de propuestas gratuitas en el sentido ontológico de la palabra que se nos ofrecen para solidificar un sujeto que ha sido vulnerado y seguirá siéndolo en la medida que los ciudadanos educativos sigan tapándose los ojos. La realidad de la escuela, queda claro durante el tiempo de los panelistas, y despúes, no puede reducirse a un “monologío” autoritario de un individuo sobre un concepto. Debe ser una tarea colectiva e integral, que tenga el fundamento de la gratuidad bien metido en su quehacer didáctico, pedagógico y vincular. Porque lo que nos enseñan estos movimientos, y estos actores sociales, es que solo el vínculo construye educación y dignidad. Todo lo demás depende de eso.

De alguna manera bien tajante y concreta, estas personas nos invitan a meditar sobre algo muy importante. Jesús no focalizaba su enseñanza en las sinagogas o centros de poder; pisaba el barro, el mismo barro que comía las sandalias de los pobres, de las putas, de los repudiados, de los enfermermos. Caminaba la arena del desierto. Quizás estas personas nos ayuden a repetir las palabras de Dante a Virgilio: tu duca, tu signore e tu maestro

“tu, duca; tu, signore; tu, maestro”

Tu, mi guia; tu mi señor, tú mi maestro”

 

 

LK

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *